Qué estoy leyendo y por qué deberíais leerlo vosotros también.


¡Muy buenas a todos! Soy desde hace algo más de una semanita un hombre casado así que voy a hacer algo que todo hombre hace al convertirse en un hombre de familia, osease, escribir un post para explicaros que me escaqueo de mi mujer para pasar el tiempo entre samuráis, mercenarias ciberpunk y soldados futuristas.

ACLARACIÓN: Morning Star, de Pierce Brown, la he dejado temporalmente aparcada para poder leerla en formato físico. Tengo las dos primeras entregas de la trilogía en papel y quiero esperar a tener este para seguir y concluirla como se merece.


KOKO TAKES A HOLIDAY de Kieran Shea.


Vi esta novela hará un año y medio o dos, en la librería FORBIDDEN PLANET de Londres. Estaba en el escaparate, como novedad, y no me la lleve de vuelta conmigo a España porque ya iba bastante cargadito de buen material literario. Pero la imagen de la portada, con ese aire a Manga japonés, se quedó grabada en mi cabeza. Los que me conozcáis sabréis que siento cierta devoción por los personajes femeninos capaces de patear culos, ya sea en el cine, la televisión o la literatura, así que cuando me volví a encontrar con esta novela en GIGAMESH no pude dejar escapar la oportunidad. Se trata de una lectura enmarcada en el ciberpunk, con grandes conglomerados empresariales sustituyendo a los gobiernos de la Tierra en un futuro lejano donde la humanidad ha esquivado —parcialmente— varios escenarios apocalípticos. La protagonista, Koko Martstellar, es una ex mercenaria que dirige un burdel de gigolós en una especie de resort descomunal donde los ricos del planeta pueden llevar a cabo cualquier depravación que se les antoje. Su vida apacible se ve trastocada cuando una ex compañera de sus años como mercenaria envía a un equipo de asesinos a matarla. Se trata de una lectura que me está encantando, capítulo concisos, con una estructura muy similar al lenguaje cinematográfico y una protagonista muy carismática. Si os va la ciencia ficción sucia y llena de acción, esta lectura es para vosotros.


THE RED: FIRST LIGHT de Linda Nagata.


Y hablando de mujeres de armas tomar, ¿os he dicho alguna vez que muchas de las obras de género más interesantes que están viendo la luz hoy en día están escritas por mujeres? Pues aquí tenéis otro ejemplo. First Light, primera entrega de esta trilogía, es la enésima prueba de que la generación actual de autoras puede ofrecernos historias frescas dentro de subgéneros de la ciencia ficción que históricamente han estado reservados a los hombres. Linda Nagata se ha marcado una novela de cifi militar inteligente y con un discurso político y moral detrás muy potente. Se trata de una publicación independiente, finalista al premio Nebula a la mejor novela de 2013, cuyos primeros capítulos me están recordando al Aliens de James Cameron, sobre todo por la forma de introducir a los miembros que componen al escuadrón liderado por su protagonista, James Shelley. No se trata del habitual grupo de personajes de papel maché que solo están ahí para morir en combate, todos tienen una personalidad muy bien definida y sus interacciones hacen que te preocupes por lo que le pasa a cada uno de ellos. Si consigue mantener la tensión del inicio —difícil, para qué engañarnos— puede acabar siendo una de mis lecturas favoritas dentro del subgénero militar de la ciencia ficción de los últimos años.


RONIN de Francisco Narla.


Hace un mes, más o menos, Ana y yo fuimos a cenar a casa de unos amigos, Héctor y Anabel. Curioseando entre los libros del padre de ella, muy aficionado a la novela histórica,  encontré este libro. Me llamó la atención el título —Ronin, nombre que se le daba en el Japón feudal a un samurái sin señor— y la sinopsis, así que la pedí prestada —desde el ascensor, mientras las puertas se cerraban—. Ambientada en el 1600 a caballo entre Japón y España, sigue a dos personajes, dos guerreros de honor, cada uno dentro de su cultura, que acabarán uniendo sus caminos… o eso espero porque de momento estoy muy al principio de la trama. Por lo que estoy viendo la novela está muy bien trabajada en materia de documentación, se dibuja muy bien el momento histórico e incluso el autor se marca aquello tan típico de emplear palabras que el lector moderno desconoce, como para decir ‘querido lector, como sé que no te enteras de nada, deja que te demuestre lo mucho que me he documentado’, pero por dios que no logro meterme en la historia. Seguiré adelante hasta que no pueda más, aunque sea solo motivado por mi interés en el apartado histórico. Pero ni los personajes ni la trama, ni mucho menos cómo está narrado, me resulta de momento interesante. Si queréis saber más del Japón feudal y os gusta el crossover cultural esta novela puede ser para vosotros, pero sepan aquellos que se aventuren en sus páginas que no es una lectura agradable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada