La literatura te devuelve lo que le das.

 

La semana pasada fue muy especial para quien os escribe. Tuve la ocasión de pasar dos jornadas con gente maravillosa y lo más importante, hablando de cosas que nos apasionan. El marte 28 en la librería Gigamesh de Barcelona presentamos EL ETERNO RETORNO, y no se me ocurre mejor puesta de largo para la novela. Gigamesh es una de esas paradas obligatorias para todos los amantes de la ciencia ficción, el fantástico y la cultura popular en general. Solo cruzar sus puertas te invade esa sensación tribal de comunidad que tan raramente experimentamos en nuestro día a día. La presentación salió a pedir de boca. Siempre he sido muy reticente con las presentaciones de libros porque es muy fácil acabar hablando más de uno mismo que de la novela en sí, pero creo que conseguimos que el acto fuera ameno para los asistentes y pasarlo tan bien que casi nos cierran la librería con nosotros dentro.


El sábado volvimos a Gigamesh para realizar una actividad un tanto diferente. En la pasada Fancon de Barcelona preparamos unas ‘fights’, que no eran si no una excusa para debatir de forma animada sobre temas que van surgiendo periódicamente dentro del fandom. En este caso quisimos llevar la idea un poco más allá y juntamos a 8 participantes —Guillem Pérez, Josep Busquet, Mireia Ortega, Joel Badia, Juanmi Marí, Oriol Estrada —AKA Capitán Urías—, Narcís Tomás y yo mismo— y bajo la supervisión de Lluís Salart nos partimos la cara a puñetazo limpio y con buen humor. No importa quien acabará ganando la competición… Vale, mi equipo perdió miserablemente, pero no hay porque regodearse. La verdad es que la experiencia salió incluso mejor de lo que esperábamos, los asistentes rieron tanto o más que los participantes mismos, y esperamos poder repetir en un futuro no muy lejano.


Después de una semana así volver al mundo real se hace duro, pero lo hago cargado de energía para seguir pasándolo bien escribiendo y difundiendo estas historias y esta parte de la cultura menos conocida por los ‘civiles’ pero que tanto nos da a los que la disfrutamos. Dejadme agradecer a Gigamesh que nos acogieran de tan buen grato estos dos días, a Alberto por ejercer de anfitrión y hacernos sentir como en casa, a Lluís por sumarse a los dos eventos e invitarme a comer en el Big Al’s, a Guillem y Almu por acogerme en su sofá —a vosotros os echaré de menos, al sofá no—, a Josep, Oriol, Joel, Narcís, Mireia, Juanmi por vuestro sentido del humor, a vosotros solo os digo ¡LA VENGANZA SERÁ MÍA!




No hay comentarios:

Publicar un comentario