THE EXPANSE: o por qué tenéis que dejar todo lo que estéis haciendo y ver esta serie ya mismo, sin excusas.


Una de las sagas literarias de ciencia ficción que sigo con auténtica devoción es The Expanse —me he leído las cinco novelas publicadas hasta la fecha; Leviathan Wakes, Caliban's War, Abaddon's Gate, Cibola Burn y Nemesis Games—, de James S.A. Corey. La forma en que conjuga la espectacularidad del space opera con algunos aspectos morales y políticos inherentes a la exploración y colonización espacial hace que sea para mí una de esas lecturas adictivas que uno no puede dejar. Por eso podéis imaginar las ganas que tenía de ver la adaptación televisiva producida por el canal Syfy —de los creadores de Sharknado…— y cuya primera temporada constará de 10 episodios basados en su mayoría en la primera novela. Tras ver el episodio piloto, todos mis miedos sobre si estaría o no a la altura de las novelas se han disipado. Estamos ante la que podría ser la mejor serie de ciencia ficción desde que Battlestar Galactica desapareciera de la pequeña pantalla.


La historia nos traslada doscientos años en el futuro, la humanidad a colonizado Marte y ha establecido colonias mineras en las lunas de Júpiter. Las relaciones diplomáticas entre los tres poderes de facto están al borde de una guerra abierta. Marte y la Tierra luchan por el control del sistema solar, mientras que la OPA —Outer Planets Alliance— vendrían a ser como los catalanes, reivindicando sus derechos ante el centralismo que los gobierna desde fuera y reclamando la independencia. Lo único que falta es una chispa que desate el conflicto. La trama sigue a tres personajes principales. El detective Miller (Thomas Jane), en la estación de Ceres, un borracho y corrupto policía al que encargan la búsqueda de Juliette "Julie" Andromeda Mao, hija fugada de un multimillonario de la Tierra. James Holden (Steven Strait), tripulante de la Canterbury, una nave encargada de transportar grandes bloques de hielo desde el cinturón de asteroides, y hombre más preocupado de disfrutar del sexo en gravedad cero que de escalar en la jerarquía de su nave. Por último Chrisjen Avasarala (Shohreh Aghdashloo), miembro de las Naciones Unidas  y encargada de lidiar con las tensiones entre la Tierra, Marte y el cinturón —personaje cuya trama pertenece a la segunda novela de la serie, Caliban’s War, pero que aporta la necesaria perspectiva terrestre a la trama. 


La sensación de realidad en los múltiples escenarios resulta loable. Esto no es Star Wars, sino un mundo que bien podría ser nuestro futuro dentro de unas cuantas generaciones. Las tensiones políticas, el racismo entre gentes de diversa procedencia y la soledad que transmiten los personajes no nos son ajenas. Los detalles están muy cuidados. Ceres se nos presenta como una comunidad viva y variada, con su propia lengua —a la que no dan subtítulos, algo arriesgado dado que muchas veces los espectadores no tienen paciencia para este tipo de detalles, pero que suma a la hora de ambientar la trama. Los habitantes del cinturón de asteroides tienen secuelas físicas propias de haber pasado sus vidas en baja gravedad. La Canterbury recuerda en algunos aspectos a la Nostromo, con una tripulación de ‘currantes’ que lo único que quieren es cobrar a final de mes y poder llegar a puerto cuanto antes mejor. No son héroes ni personajes idealizados, solo gente normal trabajando para ganarse la vida, con sus miserias y secretos. Mención aparte merece el modo en que los viajes espaciales están representados. Aquí no hay velocidad de curvatura, ni gravedad artificial. Los cambios de trayectoria y las aceleraciones que requieren las naves espaciales generan fuerzas G capaces de romperte los huesos si no estás sentado, atado y hasta las cejas de drogas. En este sentido, los ángulos de la cámara juegan a la perfección con unos escenarios en los que las palabras arriban y abajo carecen de significado. 


Pero The Expanse entiende que el futuro es un contexto y que el eje de la historia son los personajes. Thomas Jane clava el papel de Miller, un hombre de vuelta de todo, arisco con la gente que lo rodea, pero en el fondo noble. Holden es el héroe en potencia de la función e incluso empieza como todos los grandes héroes de la ficción; no queriendo serlo —hasta lo dice explícitamente. Avasarala, a pesar de que su rol es menor al menos en este primer episodio, tiene una dualidad muy interesante. Afable y cariñosa en el hogar, despiadada en el ‘mundo real’. El resto del reparto complementa los tres protagonistas, a la espera de tener su momento para desarrollarse como personajes. Habiendo leído los libros he de decir que encajan como un guante en la imagen que te haces al leerlos. 


Este es el tipo de serie de ciencia ficción que nos faltaba desde hacía demasiado tiempo, una reflexión sobre hacia donde nos encaminamos como especie con personajes de carne y hueso y un look elaborado. El 14 de diciembre se estrena la serie de forma oficial, pero ya podéis ver el piloto y dejaros absorber por esta historia.


Ciencia ficción para la investigación biomédica


El astronauta imposible se une al #GivingTuesday. Entre el martes 24 de noviembre y el jueves 3 de diciembre, todos los beneficios obtenidos por la venta de los títulos de nuestro catálogo se destinaran a la investigación biomédica que se lleva a cabo en el IRBB, Institut de Recerca  Biomèdica de Barcelona. Por ello, durante estos días nuestros libros estarán en “precio dinámico” en el portal de compra de libros electrónicos lektu, tú eliges cuanto pagas, tú eliges cuanto donas.

¿Qué libros?
Pandora Despierta, de Pau Varela. ‘’No fue una guerra. No hubo lucha alguna. A las doce de la noche de un domingo de octubre frío pero ordinario en todo lo demás, ni veinticuatro horas después del avistamiento de la primera nave, la humanidad pasó de dominar la tierra a ser una especie en peligro de extinción. Los ejércitos de la mayoría de potencias militares del planeta quedaron reducidos a cenizas durante las dos horas siguientes al primer contacto. Ni rebeliones, ni héroes, ni resistencia, ni grandes batallas. Simplemente el exterminio sistemático de toda una especie. Nosotros.”
Proyecto Marte, de LJ Salart. Sigue el camino alrededor de Usha Leber, la primera humana en respirar el aire de Marte de manera oficial. ¿Podrá seguir la paz en la Tierra cuando se haya completado su gran sueño compartido? La terraformación marciana. Humanos afrontando su futuro. Inteligencias artificiales y biotecnología. Vive la Era de Marte.
¿A qué precio?
Esto es lo mejor, tú decides cuando quieres aportar, por eso usamos la opción que nos ofrece lektu de precio dinámico. Destinaremos los beneficios íntegros a la iniciativa, descontados impuestos y el margen de lektu.
¿Por qué el IRBB?
Porqué nos va la ciencia ficción, y sin científicos investigando, no habría nada que ficcionar. Porqué sin científicos investigando, seguiremos padeciendo y muriendo de las mismas enfermedades. Y los escritores sólo queremos ver sufrir a nuestros personajes.

QUÉ ESTOY LEYENDO Y POR QUÉ DEBERÍAIS LEERLO VOSOTROS TAMBIÉN.


SIMULADOS: CUANDO LOS PROGRAMAS TENGAN DERECHOS 
de Marcos Martínez


Marcos tuvo el detalle de enviarme su libro de relatos sobre posibles futuros y no podría estarle más agradecido. A leerlo uno tiene la impresión de inmediato de que tras él hay mucho trabajo para convertirlo en algo más que una simple colección de relatos de ciencia ficción. Cada historia te plantea preguntas, juega con tus suposiciones sobre lo que nos depara el futuro y cual será nuestra relación —¿simbiótica?— con la tecnología. No son preguntas que nos queden lejos, puesto que la tecnología y los ‘gadgets’ que hemos ido inventando en las últimas décadas juegan ya un papel importantísimo en nuestras vidas —llevas una máquina en el bolsillo cada día, la pones al lado de tu cama por las noche, su pantalla es probablemente lo último que ves antes de dormirte y lo primero al abrir los ojos por la mañana. Además, cada texto viene acompañado de un código QR —o hipervínculo en la versión digital— a un foro donde poder debatir sobre las cuestiones que plantea. Es una muestra muy interesante de literatura 2.0. Os recomiendo que le echéis un vistazo.

PROYECTO MARTE 
de LJ Salart


¿Qué os puedo contar de esta novela que no os haya dicho ya? Conocí a Lluís a través de las redes sociales. Lo curioso del caso es que, a pesar de ser del mismo pueblo, y haber vívido los dos en Barcelona durante mucho tiempo, no fue ninguno de esos nexos los que nos unió, si no nuestra pasión por la ciencia ficción y el contar historias. PROYECTO MARTE nació como un relato serializado en el blog personal de Lluís, es allí donde pude empezar a leerlo y ahora estoy releyéndolo en su formato novela. A partir de una estructura más que original, se nos presenta la colonización y terraformación de Marte de una forma nunca vista en la literatura patria. Haber sido parte de la transformación de esos textos en una obra de carne y hueso —aclaración, el libro está hecho de papel, no se ha empleado a ningún animal en su elaboración— me llena de felicidad y me hace mantener la fe en que se puede crear una ciencia ficción española de calidad y capaz de llegar a los lectores que habitan fuera del nicho del género —que haberlos haylos. Mío es el prólogo —sí, esas páginas escritas al principio que todos os saltáis, esas las he escrito yo— y además Lluís ha querido formar parte de la familia de El astronauta imposible, esperemos que sea un pasito más hacia algo mucho más grande y mejor. Podéis empezar a leerlo gratis aquí, aunque os recomiendo que os hagáis con el libro en papel, que ha quedado muy chulo.

GOLDEN SON 
de Pierce Brown.


Hace un año más o menos leí RED RISING, la primera parte de la trilogía debut de Pierce Brown —sí, en otros lares los autores tienen permitido empezar sus carreras con sagas y trilogías sin que se les mire mal por ello— y me dejó una impresión más que positiva. Por eso cuando estuve hace unas semanas en Gigamesh no pude estarme de comprármela en papel —soy muy defensor de lo digital, pero también me encantan los libros en papel, lo sé, lo sé, soy una contradicción andante— y también me agencié la segunda parte de la trilogía, GOLDEN SON. Es una historia que adapta el relato de venganza al estilo de EL CONDE DE MONTECRISTO, de Alexandre Dumas, y lo sitúa en un planeta Marte dominado por una sociedad fuertemente divida en castas. Darrow, su protagonista, ha nacido en los estratos más bajos de su sociedad, esclavizado por un mundo del que no sabe nada. Su deseo de vengar la muerte de su mujer le llevará a infiltrarse entre los responsables de su muerte, para así poder derribar aquellos que sustentan el poder. Si sois de los que piensan que la ciencia ficción es solo naves espaciales y especulación sesuda, esta trilogía os agarrara por las pelotas y no os soltara hasta que supliquéis piedad. RED RISING está traducido al español y publicado por la editorial Molino, bajo el título de AMANECER ROJO.

Presentación PROYECTO MARTE

El pasado jueves día 5 de noviembre (remember, remember) LJ Salart presentó PROYECTO MARTE en la librería GIGAMESH de Barcelona. La velada, amenizada con buena cerveza y anxoves de L'Escala, fue un rotundo éxito. Si no pudisteis venir podéis verla íntegramente dándole al play a continuación. 


Por parte nuestra, darle las gracias a Alberto y a la familia Gigamesh por acogernos, no hay mejor lugar para presentar una novela.