Qué estoy leyendo (y por qué deberíais considerar leerlo vosotros también)

Muy buenas a todos/todas/¿cosas? Este mes solo dos lecturas, después de la caña que me di el mes pasado me lo voy a tomar con calma, mientras preparo el lanzamiento de no sé qué novela sobre un retorno que además es eterno.

Vamos al lío.


Space opera palomitera, personajes estereotipados, mucha acción, jerga militar, aliens con muy mala leche y ninguna vergüenza de sí misma… no le pido nada más a esta novela y es justo lo que me está dando. Con algunas lecturas te tropiezas de forma inesperada y empiezas con ellas sin ningún tipo de expectativas. Cuando eso sucede, tienes muchos números de poder disfrutar plenamente de ellas. THE LAZARUS WAR: ARTIFACT es lo que es, no tiene pretensiones más allá de entretener con una trama que fácilmente podría haberse desarrollado en forma de videojuego. De hecho, estos días me encuentro jugando a la saga de MASS EFFECT y en mi little mind’s eye —o lo que es lo mismo, mi ojete mental— la novela de James Sawyer sucede en un universo paralelo a esta. Al ritmo que voy la terminaré en unos días, con eso queda todo dicho.



THE TRAITOR BARU CORMORANT es una de las novelas más anticipadas de este otoño, alabada por la crítica y muy recomendada por autores como Kameron Hurley. Se trata de una historia de rebelión desde las entrañas mismas del monstruo que se pretende destruir narrada de forma descarnada. No es una lectura agradable, ni mucho menos, eso lo puedes percibir desde las primeras páginas, pero si es una lectura adictiva, cosa nada fácil con una trama que gira sobre la economía y la política de un mundo de fantasía. Seth Dickinson, uno de los responsables de la parte narrativa del videojuego DESTINY, no se anda con remilgos a la hora de contar una historia brutal, así que no espero un final feliz cuando llegue al desenlace. Es además una lectura extremadamente interesante desde el punto de vista de la teoría postcolonial, sobre cómo los imperios someten al ‘Otro’ a base no solo de violencia física, sino también cultural, negándoles cualquier atisbo de identidad diferenciada. Si tienes alguna duda sobre si la fantasía puede ser empleada para analizar nuestra realidad y nuestra historia de forma seria, esta es tu novela.

2 comentarios:

  1. Le odio Varela. Deje ya por el amor de Halo de recomendar libros. Déjelo usted que yo no puedo dejar de leerle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La culpa es de los escritores por escribir tanto y tan bueno ;)

      Eliminar