Appleseed Alpha (Shinji Aramaki, 2014)

 

Ficha artística:

Título: Appleseed Alpha. País: Japón y Estados Unidos. Año: 2014. Director: Shinji Aramaki. Guion: Marianne Krawczyk, basado en Appleseed de Masamune Shirow. Música: Tetsuya Takahashi. Reparto: Luci Christian (Deunan Knutes), David Matranga (Briareos), Wendel Calvert (Two Horns), Chris Hutchison (Mattews), Adam Gibbs (Olson), Brina Palencia (Iris), Josh Sheltz (Talos), Elizabeth Bunch (Nyx)



¿De qué va?
Después de la tercera guerra mundial el mundo está en ruinas. Dos exsoldados, Deunan Knutes y Briareos, se ganan la vida como mercenarios trabajando para un mafioso llamado Two Horns. Mientras Deunan sueña con abandonar esa vida y encontrar Olympus, una ciudad utópica creada para salvaguardar lo mejor de la humanidad, Briareos parece resignado a su existencia. Su destino da un giro cuando se cruzan en su camino Iris y Olson, quienes afirman estar llevando a cabo una misión para Olympus. Deunan y Briareos les ayudarán a reparar los daños que la guerra sigue causando incluso una vez terminada.

¿Qué tal es?
La ciencia ficción siempre ha ido ligada a la creciente influencia que la ciencia y la tecnología tienen en las sociedades modernas. Es significativo que los grandes clásicos del género se han producido de forma localizada en aquellos países en los que el avance y el desarrollo forman —o han formado— parte del discurso nacional. Desde los Mary Shelley, Jules Verne y H. G. Welles, cuyo trabajo se vio alimentado por los efectos de la revolución industrial en la Europa de principios del siglo XIX, hasta la aparición de los Ray Bradbury, Robert A. Heinlein, Alexander Kazantsev, Isaac Asimov, Arthur C. Clarke y Philip K. Dick en el marco de la carrera espacial entre los Estados Unidos y la Unión Soviética de mediados del siglo XX, la narrativa del sci fi ha ejercido de conciencia para entender como el uso y el abuso de la tecnología nos cambia y nos define como especie.


No es de extrañar, entonces, que en las últimas décadas quienes parecen más capacitados para recoger el testigo de los padres de la ciencia ficción y refundarla en este nuevo siglo sean los autores japoneses. Sustentados en el anime y el manga, los dos formatos que les son más naturales, nos han regalado obras como Akira (Katsuhiro Otomo, 1988), Ghost in the Shell (Mamoru Oshii, 1995), Evangelion (Hideaki Anno, 1995), Cowboy Bebop (Hajime Yatate, 1998) o Ergo Proxy (Shukō Murase, 2006) que no solo han trascendido sus fronteras, sino que además han empezado a influenciar el trabajo de los escritores y cineastas occidentales. Appleseed Alpha está muy lejos de convertirse en un referente del anime al nivel de sus predecesores, pero si es una muestra más del buen hacer de los nipones a la hora de construir historias que combinan el entretenimiento más puro con la reflexión de la ciencia ficción clásica.

Se trata de la precuela de la serie de mangas y sus posteriores adaptaciones a la pequeña y gran pantalla —Appleseed (2004) y Appleseed Ex Machina (2007), ambas dirigidas también por Aramaki— creada por Masamune Shirow y protagonizada por Deunan y Briareos. La película se centra en sus vidas antes de ser reclutados por Olympus, una de las últimas ciudades que quedan después de que la tercera guerra mundial arrasara con el mundo. Los dos trabajan como mercenarios en las ruinas de Nueva York bajo las órdenes de un ciborg mafioso llamado Two Horns. A diferencia de los dos films anteriores, la animación en Alpha se ha creado íntegramente por ordenador y nos entrega una visión diferente, más realista y detallada de los personajes y entornos ya conocidos.


El nivel de la animación es sin duda uno de los logros de la película. Las texturas, a pesar de tener la artificialidad característica de las imágenes generadas por ordenador, resultan creíbles dentro de la ficción del film. Los primeros planos de los personajes son especialmente asombrosos —los tonos de la piel y el sudor se reflejan de la manera más natural posible—, dejando notar un trabajo casi perfecto en la captura de movimiento de los actores, la Nueva York postapocalíptica donde se sitúa la acción contrasta con los paisajes idílicos vistos en la Olympus de las dos películas anteriores, y las secuencias de acción está representada de manera espectacular y maravillosamente coreografiada. El diseño de los personajes, aun siendo más realista, sigue fiel al original, algo que los fans seguro apreciarán.

Ese mismo realismo se aplica a los demás personajes, tanto humanos como ciborgs, cuyo aspecto físico y movimientos son fluidos. Los detalles están cuidados, por ejemplo tanto el cuerpo cibernético de Briareos como el tono sucio de la piel de Deunan denotan el desgaste de una vida difícil pasada entre las ruinas del mundo. En contraste, tanto Olson e Iris por un lado, como Talos por el otro, muestran un aspecto más limpio sin duda otorgado por su proveniencia de Olympus. Los pecados de la animación por ordenador —rigidez en las expresiones, objetos pesados rebotando sin ningún respeto por las leyes de la física— están ahí, pero son perdonables entre todo el esfuerzo apreciable en el conjunto.


En cuanto a la historia, estamos ante una película de acción funcional, sin grandes pretensiones ni piruetas. Es de agradecer, no obstante, que el tono moral y endulzado habitual en muchas de las producciones japonesas está ausente aquí. Las consecuencias de la guerra y el mensaje antibelicista aparecen retratados de manera sutil, sin necesidad de ser subrayados con un abuso del diálogo expositivo —salvo en algún momento puntual—, cosa que el desarrollo ágil de la narración agradece. Los temas tratados no son ambiciosos pero se exploran en suficiente profundidad, personificados en como Deunan se aferra a la esperanza por una vida mejor y su fidelidad hacia Briareos.

El mayor defecto de Appleseed Alpha es algo que nos encontramos en muchos productos de acción y ciencia ficción modernos. Los villanos de la película tienen personalidades de papel de fumar, propias del comic. Talos es malvado básicamente porque la historia requiere de un antagonista, y en ningún momento se exploran sus motivaciones para hacer lo que hace. La parte central de la película es también algo irregular y por momentos dubitativa. Sin embargo, sin ser una historia hilvanada a la perfección, sirve de cimiento sólido para toda la acción que contiene.

Con protagonistas carismáticos e interesantes, mucha acción y una historia con los elementos reconocibles de Appleseed, se trata de una película que satisfará tanto a los fans del original como a aquellos que no sepan nada del manga.


Lo que más mola: La animación por ordenador es excelente, los diseños de los escenarios y sobretodo de los personajes son todo lo realistas que la tecnología actual permite, y la acción es tremendamente entretenida.

Lo que menos: La narración pierde fuelle en algunas secuencias.


Valoración: 4/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario