Reglas básicas para no convertirte en un escritor amargado.

1. Elije siempre buenos colaboradores. Parece tan obvio, pero los mejores colaboradores son los que no están siempre de acuerdo contigo. Significa que son apasionados, que tienen opiniones y solamente te dirán que sí si lo dicen en serio. 

2. La confianza es esencial, pero el ego no lo es. 

3. No existe lo correcto y lo incorrecto, sólo lo interesante y lo menos interesante. 

4. Cuando se trabaja en un proyecto en grupo, esto significa que tienes otras imaginaciones presentes. Utilízalas. 

5. Aprende a aceptar la culpa de todo.

6. Las redes sociales están ahí para pasártelo bien y conectar con gente. Tus masturbaciones hazlas en privado.

7. Déjate sorprender por tus textos.

8. No tengas expectativas más allá de ser el mejor escritor que puedas ser. Lo demás es secundario.

9. Escribe. Si quieres realmente ser un buen escritor, te tienes que dejar las pelotas en ello, te tienes que apasionar (si tu no lo haces, nadie lo hará por ti), amar cada palabra y cada frase, volcarte en ellas por completo. Tal vez el resultado sea una mierda, tal vez sientas que deberías abandonar, pero tal vez, con tiempo y trabajo, acabarás encontrando algo bueno en tu camino. Escribe, las páginas que haga falta, 1.000, 10.000 100.000..., pero escribe. Lo demás son tonterías.

10. Acaba lo que empieces. Si empiezas a escribir un relato o un libro, en especial si es tu primer libro, es muy probable que acabe siendo una mierda. Ese riesgo hay que aceptarlo y amar tu texto más allá de toda lógica, a pesar de que sea una mierda. Y acabarlo siempre pase lo que pase.